Rol del Orientador

CAW0JRNQCA7UAPZTCA915N9MCA4BTCV1CA4OI9YICAAJOW3MCAIPG9Y8CAOHQ3G6CAO6W1WRCAPGDWUSCA6FTOEICARQNIPJCAGI1CH4CAA3LWZ1CA859LCCCAPK7Q1VCAMP0XEZCAW5M61FLa Orientación está muy vinculada con la asistencia al individuo, la familia, los grupos, a través de la relación que pueda existir entre el orientado y el orientador, y para que este proceso  se logre hace falta ciertas condiciones como:

       vEntender los problemas y situaciones intrapersonales e interpersonales de los orientadores. 

vDefinir metas y tomar decisiones pertinentes 

vPlanear cursos de acción reflejando necesidades, intereses, competencias y habilidades de los individuos, familia o grupos. 

vUsar los recursos informales y comunicacionales así como los procedimientos profesionales relacionados con el desarrollo y el ajuste personal, emocional y vocacional. 

Los orientadores tienen como propósito principal orientar al individuo en los problemas inter e intra personales, en el proceso de toma de desiciones, desarrollo humano, en la conducta del individuo, adquisición y desarrollo del bienestar personal. El orientador asiste al individuo para que logre un crecimiento saludable, capacitándolo para enfrentar aquellas situaciones, problemas u obstáculos que suelen presentarse durante su desarrollo.

En la relación de ayuda  se concibe al individuo como una persona autónoma, con valores, necesidades, intereses y dueña de sí misma, que busca orientación para encontrar respuestas a sus situaciones particulares de vida, mientras el orientador es la persona facilitadora y estimuladora de dicho proceso.  En el trabajo con la persona o los grupos, el orientador utiliza además de las técnicas y estrategias, la relación de ayuda profesional como medio de intervención. La relación que puede existir entre el orientado-orientador es una relación en la cual al menos una de las partes intenta promover el crecimiento, desarrollo, madurez, funcionamiento y mayor calidad de vida de la otra parte. El orientador es un medio, un recurso para el proceso, mientras que el orientado es el protagonista de su propio proceso.

Por otra parte, la asistencia del orientador en el escenario educativo comprende una serie de funciones planificadas para producir cambios en los orientados, a nivel individual, grupal u organizacional.  Está asistencia puede ser de carácter curativa o remedial, preventiva, de desarrollo o de asesoramiento.  Estas funciones sugieren un papel tanto reactivo como proactivo por parte del orientador. Tradicionalmente al Orientador se le ha ubicado en un papel esencialmente reactivo, esto es, atender al orientado solo después de la existencia de un problema, cuando éste recurre en la búsqueda de su ayuda. Actualmente se reconoce la existencia de otras funciones del que hacer del orientador como la prevención de problemas, la promoción del desarrollo positivo en el individuo. 

CAN58IXQCA8EH3SSCA0UFWIVCAASR23ICAD35U95CA8P3VKDCAH5HQ5ACAU99YTACAMNWT9JCAE5V47ECAHD3FY5CAKCMISTCANRF9Q2CA0QAQ0LCAQFPRAICAENEZ1XCA7K68ACCAI75QHE

 Esta concepción permite caracterizar la naturaleza de la profesión del Orientador sustentada por el componente “relaciones interpersonales” fundamentalmente.  La connotación de interpersonal nos ilustra que el acto orientador es una conexión significativamente humana y evidente. Es una operación de feeb-back liberadora, de aprehensiones y de limitaciones. Es un acto constructivo y creativo de expectativas.  En ese encuentro uno de los factores intenta promocionar, conservar y estimular el desarrollo y crecimiento del otro factor, en el abordaje de aquellos asuntos personales que les compete. Dicha noción de las relaciones interpersonales tiene grandes implicaciones para el problema de la formación del orientador. Está claro que el componente interpersonal exige al estudiante de Orientación la obtención y ampliación de competencias internamente relacionadas a su persona, a su comportamiento y formas de expresión, y muy particularmente a la manera subjetiva de ver el mundo y las relaciones interpersonales que en éste se efectúa.

Por consiguiente, formar orientadores es una tarea compleja por cuanto al trabajo profesional de los orientadores se basa en los procesos humanos, como individuo y como ser social, así que el aspirante a orientador requiere de un esfuerzo personal y intenso en el ámbito intelectual, emocional y de actuación en la tarea de adquirir las competencias para el ejercicio de la profesión. Para el futuro orientador, es vital para su acción profesional en el trabajo con las personas y los grupos, que también adquiera una serie de habilidades “personales, cognitivas, emocionales, relacionales y de actuación que soporten la utilización experta de las teorías, modelos, técnicas y estrategias que integrarán su repertorio profesional”. (Vera, 2002, 2).

En estas consideraciones aparece el componente ético y moral que debe privar entre las personas, en particular en una actividad tan significativa para la conducta social como es la Orientación, que al fin al cabo trata fundamentalmente de acciones humanas que tiene lugar en situaciones sociales concretas.  Asumiendo que la ética es “una reflexión teórica de la moral” Lagarigue y Lebe (citado por Flores, 2003-04, 2), y la moral está constituida por un aparato de “reglas de conductas, un conjunto de reglas de acción y de valores que funcionan como normas de una sociedad” (Flores, ob.cit.)  que predisponen la conducta de los individuos, el hecho orientador no escaparía, como todo lo humano a consideraciones axiológicas. Desde esta perspectiva ética es importante develar los principios que emergen y son legitimados en lo social, en la existencia de los “unos” con los “otros”, dentro de un marco compartido.

Así en la práctica de la Orientación, sobre todo mayormente educativa, el concepto de “nosotros” significa el reconocimiento de igualdad, pluralidad compartida y respeto por la dignidad humana. La consideración ética en la relación orientador-orientado está sujeta a un intercambio subjetivo, a la reafirmación, a la “libertad para el nosotros”. Es una visión sobre la actividad que realiza el orientador con preguntas acerca del “por qué de esas acciones y no otras”. Por tanto si la ética se refiere a lo humano y la Orientación aspira sobrevalorar lo humano, la fortaleza de ésta estaría  sujeta al seguimiento de las responsabilidades que la ética misma entraña.     

El orientador es aquel profesional especializado que trabaja por el desarrollo integral del individuo.

 

 ACTIVIDAD:   Aquí cada uno de Ustedes al terminar dicha lectura estarán sujetos a realizar o pasar por los diversos pasos que se le dirán a continuación, ya que para acceder a otro enlace primero hay que terminar este, lo que harán sera lo siguiente:

  1. Leer la lectura “Rol del Orientador”
  2. Elaborar un Mapa Conceptual sobre la lectura.
  3. Ver el video: “Mentes Peligrosas”  http://www.youtube.com/watch?v=xhPymMMszH8 

    1. Realizar un Análisis Argumentativo (dos (2) cuartillas) sobre el rol del docente como orientador, tomando en consideración el contenido abordado en el video.
    2. A continuación, darás tu opinión acerca de los comentarios expuestos por tus compañeros. Si estás de acuerdo con lo que ellos proponen, explica el ¿por qué? 

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: